Narrativas Transmedia y el fenómeno de la cultura en red

Es un hecho que, con la llegada de las tecnologías de la información y la comunicación y con el creciente fenómeno de la cultura en red (en el cual las personas están interconectadas mediante diversas plataformas), la producción de contenidos narrativos de las compañías mediáticas ha cambiado.

Según el académico estadounidense de los medios de comunicación, Henry Jenkins, en su libro Convergence Culture: “Si los viejos consumidores se suponían pasivos, los nuevos consumidores son activos. Si los viejos consumidores eran predecibles y permanecían donde les decías que se quedasen, los nuevos consumidores son migratorios y muestran una lealtad hacia las cadenas, las redes y los medios. Si los viejos consumidores eran individuos aislados, los nuevos consumidores están más conectados socialmente. Si el trabajo de los consumidores mediáticos fue antaño silencioso e invisible, los nuevos consumidores son hoy ruidosos y públicos”.

Este nuevo tipo de consumidor ha generado un sinfín de reflexiones sobre la manera en que la industria del entretenimiento y los medios de comunicación deben llegar a sus públicos. En el artículo Transmedia Storytelling, Jenkins hace una declaración trascendental a este respecto: “hemos entrado en una nueva era de convergencia de medios que vuelve inevitable el flujo de contenidos a través de múltiples canales y plataformas”.

>>Le puede interesar: Narrativas transmedia: ¿cómo construir historias multiplataforma? (Podcast)

Es aquí donde las narrativas transmedia se han convertido en un concepto clave dentro de las industrias creativas. Carlos Scolari, autor del libro Narrativas transmedia: cuando todos los medios cuentan, define este concepto como “un tipo de relato donde la historia se despliega a través de múltiples medios y plataformas de comunicación, y en el cual una parte de los consumidores asume un rol activo en ese proceso de expansión”. Así pues, en la actualidad, las producciones o contenidos generados por las compañías en torno a una estructura narrativa se desarrollan en conjunto, de manera coordinada, cada uno formando parte del relato y contando momentos diferentes de la historia, extendiendo la trama del argumento principal a diferentes puntos de entrada.

La ventaja de las narrativas transmedia radica en que facilitan la expansión de un universo narrativo mediante diferentes plataformas de forma integradora.


Mientras que en el viejo mundo cada producción estaba aislada, es decir, el todo era menos que la suma de las partes, en el nuevo mundo el todo es más que la suma de las partes.


En este tipo de producciones, cada medio hace lo que mejor sabe para reivindicar la especificidad de cada lenguaje de la comunicación, lo que otorga a la experiencia del usuario un valor añadido. Como afirma Jenkins: “Ofrecer nuevos niveles de conocimiento y experiencia refresca la franquicia y mantiene la lealtad del consumidor. Este tipo de enfoque de múltiples historias para la narración permitirá que surja un modo de narración más complejo, más sofisticado y gratificante dentro de las limitaciones del entretenimiento comercial”.

Las narrativas transmedia representan una oportunidad de creación interactiva que fomenta las relaciones de participación entre la industria y sus audiencias. Como afirma el magíster en Diseño y Creación Interactiva, Andrés Felipe Gallego, las narrativas transmedia también suponen “un reto de diseño, pues es necesario que cada elemento construya valor al ser consumido de manera individual y genere una experiencia completa del relato cuando todos los fragmentos se junten”.

Sin embargo, a pesar de la creciente tendencia de producción de contenidos en diversos formatos, gran parte de las industrias mediáticas aún enfrentan retos significativos a la hora de generar propuestas coherentes y exitosas. En el artículo Transmedia Storytelling, el norteamericano Henry Jenkins afirma que “mientras que la infraestructura tecnológica está lista, las perspectivas económicas son buenas y la audiencia está preparada, las industrias de los medios de comunicación no han hecho un buen trabajo de colaboración para producir experiencias transmedia convincentes”.

Incluso, dentro de los conglomerados de medios, las unidades compiten agresivamente en lugar de colaborar. Cada sector industrial tiene talento especializado, pero los conglomerados carecen de un lenguaje o visión común para unificarlos. De allí que las industrias del entretenimiento y el periodismo se enfrentan a retos creativos, como el de generar, a partir de un producto independiente y monomediático, una experiencia más amplia, enriquecedora y que ofrezca nuevas experiencias sobre el tema en cuestión.

En el contexto de las narraciones transmediáticas y dentro del gran abanico de posibilidades, los libros son plataformas que se han consolidado como uno de los principales medios que los diseñadores usan como punto de partida para crear experiencias multiplataforma. Como lo afirma Jenkins, mover personajes de libros a películas o video juegos puede hacerlos más fuertes y convincentes.

La idea de expandir hacia otras plataformas las narrativas de ficción y no ficción tiene como objetivo elevar su valor estético, abarcar más públicos y generar procesos de participación e interacción entre los distintos usuarios.

>>Vea también: Poemario Tierra de nadie

Este fue el caso de Tierra de nadie. El poemario fue publicado en el mes de abril de 2019 con la asesoría del escritor y docente de la Universidad Autónoma de Occidente, Humberto Jarrín Ballesteros. Se trata de un poemario en el que existen elementos de ficción y no ficción y una variada gama de personas que conforman el universo narrativo. En el libro se hace una exploración, a manera de bitácora de viaje, sobre aspectos como la violencia urbana, los procesos de escritura y lectura en la ciudad, la sexualidad y los procesos de producción de sentido en escenarios urbanos.

Una vez se lanzó al público una versión inédita de esta obra, han surgido diversas ideas sobre cómo expandir su contenido, lo cual conduce a una pregunta problema, aplicable a cualquier iniciativa literaria: ¿de qué manera un libro de poesía puede convertirse en una propuesta de narrativa transmedia partiendo de los elementos y demás características presentes y originadas en la obra?

La creación de una propuesta multiplataforma como esta se convierte en un paso importante para lograr una narrativa coherente y unificada, que aporte un valor añadido a los usuarios que, en épocas de redes sociales e internet, navegan de una plataforma a otra en busca de experiencias únicas e innovadoras.

Si bien es cierto que algunas empresas de medios carecen de experiencia y planificación adecuada para realizar propuestas transmediáticas, es menester reflexionar sobre la forma en que los equipos creativos de las industrias del entretenimiento y el periodismo se enfrentan a las dinámicas de realizar proyectos multiplataforma, muchas veces condicionados por recursos financieros o de cooperación interinstitucional, pero que se convierten en referentes en un contexto editorial como el de Colombia.

Por ejemplo, según estadísticas de la Cámara del libro, en el 2016 se publicaron un total de 27.259.123 títulos registrados con ISBN en las categorías de didáctico, interés general, científico y técnico, y religioso. Si se compara con años anteriores, como el 2013, 2014 y 2015, la producción de libros aumentó en un margen de casi cuatro millones. Sin embargo, la industria editorial en Colombia no ha podido superar la cifra de 32.603.131 títulos registrados alcanzada en el 2008.

Cabe decir sobre el sector editorial que representa una de las industrias más consolidadas del campo cultural colombiano. Su aparición data de fines del siglo XIX y, a lo largo de la historia, se ha establecido como generador de espacios de participación en escenarios políticos y de agremiación.

>>Lea también: Narrativas Transmedia a partir de libros de ficción y no ficción

No obstante, frente a la realidad de que los usuarios modernos se han vuelto prosumidores de diversas plataformas y medios de comunicación, y que además de esto están interconectados en una cultura en red, es evidente que el consumo de libros de literatura y periodismo no alcanza a llenar las expectativas de los usuarios. De allí que muchas personas estén empezando a migrar hacia producciones en donde más medios les ofrezcan experiencias complementarias de un mismo universo narrativo.

Esto no quiere decir, por su puesto, que los libros que no cuentan con experiencias de narrativa transmedia no sean consumidos, pero es claro que la implementación de propuestas multiplataforma son una oportunidad para generar un valor estético a dichas obras, pero también una ocasión para que los usuarios aprecien el potencial que les ofrecen este tipo de proyectos.

En el caso de Tierra de nadie, cabe anotar que se trata de una obra inscrita dentro del género de la poesía, cuyo público en Latinoamérica es mucho menor comparado con la novela, el cuento o los libros académicos, religiosos y de autoayuda. Aun así, el despliegue transmedia fortalece la producción cultural de la región, abarcando diversas formas de creación artística como la fotografía documental, el podcast serial, la web multimedia, las redes sociales, el merchandising, entre otros. El despliegue transmedia de obras de este tipo no solo se convierten en una experiencia única dentro del contexto literario actual, sino que además sirve como punto de partida para generar más procesos de emprendimiento cultural que vayan en sintonía con las necesidades de los usuarios. 

En consecuencia, el rol del productor transmedia en la era digital adquiere un sentido importante: participar de los nuevos cambios en materia de producción de contenidos, generar estrategias de despliegue transmedia que faciliten la participación de más usuarios, así como propiciar la reflexión sobre la manera en que las personas están apropiándose a los contenidos comunicativos, bien sea de ficción o no ficción, que generan las grandes industrias del entretenimiento y el periodismo en la actualidad.

Este artículo hace parte del libro: Narrativas Transmedia a partir de libros de ficción y no ficción: una guía para construir proyectos multiplataforma, escrito por Harold Cortés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .