Letras desangradas | Poema

Qué más necesita un pobre escritor:
una tibia bebida
a la hora de las sombras,

un lápiz agudo o ese puente de la mente,
pasaje secreto del deseo,

necesita también una luna llena,
el ronroneo de un violonchelo
y la estridente monotonía del silencio,

el silencio que se bebe el espacio
y lo impoluta;
que abraza al dolor y lo exhuma.
Niebla o profundidad del alma,
sine qua non de la razón,

«silencio», dice el poeta
una noche ciega. Letras desangradas,
purgatorio eterno.

*Este poema hace parte de una colección de obras inéditas del autor y están registradas en la propiedad de derechos de autor según la ley vigente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .