Tres razones para leer y escribir poesía

Ya he dicho que no soy poeta ni pretendo serlo. Soy más bien un feliz aprendiz del lenguaje. Entonces, ¿por qué leer y escribir poesía?

Quizá mi acercamiento a la poesía se deba a 3 cosas: es mi defensa contra el sufrimiento, es mi manera de estar en el mundo y un extraordinario taller de escritura.

1. La poesía es una defensa contra el sufrimiento

Dijo Mario Vargas Llosa en una entrevista con Joaquín Soler Serrano que “la literatura es una de las mejores defensas que tiene el hombre contra el sufrimiento, contra las frustraciones”.

Sin duda, la literatura es un extreordinario consuelo. Al leer cuentos o novelas vivimos la experiencia de sus múltiples personajes, asistimos al drama cotidiano de sus vidas y enriquecemos nuestra visión del mundo. El escribirla de-construimos nuestras propias ensoñaciones, temores o anhelos.

Alberto Cairo, hablando de la poesía, dijo: “ser poeta no es una ambición mía. Es mi manera de estar solo”. Con lo que quiere dar a entender que la poesía es una manera de acceder a uno mismo, pero también, en esa búsqueda personal, descubrir la otredad, el sujeto frente a mí, el que me estimula a ser lo que soy.

2. La poesía es una forma de explorar el mundo y de habitarlo

Me parece que la poesía es una manera de explorar y de explorarse. La poesía es vebo to be: un continuo ser o estar.

Robert Penn Warren, novelista y poeta estadounidense dijo: “En el fondo, un poema no es algo que se ve, sino la luz que nos permite ver. Y lo que vemos es la vida”.

De esta manera, la poesía se convierte en un ejercicio de los sentidos, un descubrir diario que ejercita nuestra sensibilidad. De allí que los buenos poetas —y los buenos lectores— sean personas que han aprendido a mirar dos veces el mundo, a sentirlo en sus múltiples facetas.

3. La poesía es un taller de escritura

José Zuleta, poeta y cuentista bogotano, me dijo algo revelador al respecto: “creo que en la formación de un escritor la poesía es lo primero y es esencial. Allí se aprende sobre los secretos y las potencias del lenguaje”.

Edgar Allan Poe manifestó en repetidas ocasiones que el sine qua non de los géneros literarios es el poema, pues da fundamento al cuento y enriquece la novela. La escritura de poesía y su lectura nos proveen un sin fin de aprendizajes sobre el lenguaje. Diré unos cuantos:

  • Economía del lenguaje: decir con una palabra lo que puedo decir con 20.
  • Precisión: usar la palabra correcta para cada ocasión.
  • Rítmica: lo mismo que musicalidad, es decir, construcción de frases en fragmentos sonoros agradables al oído.
  • Simbolismo: comparar imágenes para expresar, mediante la metáfora, una emoción o pensamiento.
  • Composición: organizar las palabras en un orden lógico y digerible para el lector.
  • Naturalidad: simpleza del lenguaje, que no es pereza en el lenguaje, sino contundente sencillez o, en palabras más coloquiales, cero rodeos.

Un comentario en “Tres razones para leer y escribir poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .