Los poetas son extraterrestres

Me sorprendió gratamente verte, luego de tantos años, en el café de nuestra juventud. Fue una suerte encontrarte en medio de tantas personas, a pesar de tu inconfundible espíritu socrático y ademán de filósofo en ciernes.

¿La última vez que nos vimos? Ah, en el Padua. Ese colegio del que fuimos cofundadores y en donde vivimos tantas aventuras de encuentros casuales en el recreo, para discutir lo que escribíamos en nuestros diarios literarios o los últimos inventos que nos inspiró El laboratorio de Dexter. Y me sorprende más saber que, tras la tortura que significó para vos la escogencia de una carrera, hayas determinado que serían las letras el suplicio con el que quieres vivir el resto de tus días.

Pero ya tendremos tiempo de hablar de nuestras propias desventuras, ahora quiero decir que estuve chismoseando tu perfil de Facebook, ya sabes, cada tantos años a los amigos del colegio nos gusta estar al tanto de los últimos logros de nuestros pares para sentir que no estamos tan mal después de todo, y di con la dirección de tu blog. ¡Vaya que no has perdido el tiempo, amigo! Logré contar 50 poemas y más de 79 cuentos. ¡Increíble! El diseño del blog es un fiasco, seré sincero; el color verde olivo no se te da muy bien y la letra cursiva es tan cursi como tediosa, pero en efecto, el contenido es puro.

Me tomé el tiempo de leer tu obra y di con un poema que escribiste allá en el 2011, Inquisidora de sombras, y debo confesar que sentí escalofríos.

Creo que la poesía es un terreno foráneo, distinto de la ficción en tanto brota de los sentimientos más reales del ser humano y los imprime en el papel. Así, la poesía se convierte en un género diverso, complejo, indomable, que acepta en sí mismo lo onírico pero que pierde su fuerza si aquella experiencia lírica se aleja de la realidad de su escritor. La primera tarea del poeta, decía Gastón Bachelard, es desanclar en nosotros una materia que quiere soñar. Escribimos poesía porque queremos desenmarañar nuestras propias ensoñaciones, algo así como decodificar las intenciones de nuestro inconsciente. Ya en tus primeros poemas veo el esfuerzo de ese escurridizo género por abrir como un capullo al lenguaje para manifestar todas las formas posibles de significación. Hay una intención de nombrar, como si fueras el primer hombre, las cosas por su esencia, por vez primera, mediante la experiencia de los sentidos.

Tu poesía me llega en un momento de profunda crisis literaria. A diferencia de la tuya, mi poesía esta lisiada. No logra huir de ese impulso irracional de contar desde las emociones primarias como el amor, el odio, el sufrimiento o la felicidad. ¡Qué desperdicio es derramar por los dedos las horas en la forma de un poema desgastado! Comprendo ahora que la manera más sincera de escribir poesía es aquella que se adentra en el mundo como un hombre que no conoce el mar y sin embargo, va hundiendo sus huellas en la arena y en la espuma y en el agua, temiendo el siguiente paso pero con un sentimiento curioso que le impulsa a sumergir sus piernas, luego a dejar flotar su cuerpo y ya lleno de confianza a lanzar la primera brazada y sumergirse.

Según pude notar en tus primeros poemas te fuiste sumergiendo solitario, sin influencia de otros escritores. Tampoco aceptaste el mundo como es inventado por otros artistas, en cambio, has optado por nombrar a los objetos, las emociones y los sujetos como si fuesen sombras incorpóreas, sin apariencia de nada. Después de leer tu obra, puedo decir con certeza que la poesía es de extraterrestres. Los poetas son extraterrestres. Me refiero a que el que escribe poesía no hace otra cosa que explorar un mundo desconocido para sus sentidos, algo así como un viaje a un planeta incierto, alucinado.

Es grato saber de vos y enterarme de que has determinado vivir profundamente a través de la literatura; pienso que es la única defensa en contra del salvajismo de vivir en la tierra.

Saludos a Margarita,

Eliecer, Enero del 2003

4 comentarios en “Los poetas son extraterrestres

  1. jllopartfolch dice:

    Mi poesía nace de una ansia de libertad, por más que parte de ella esté sometida a la métrica, esta me ayuda ha llegar a rincones lejanos, que solo puedo alcanzar por los agujeros de gusano. Gracias por hallarte entre mis versos y por tu presencia. Un cordial saludo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Marina López Fernández dice:

    Como he disfrutado con este pasaje. Se me han activado los nudos guardados en la garganta de no poder expresar con palabras lo que han expresado de tal modo.
    El otro día, pensando qué es para mí hacer poesía, no se me vinieron palabras a la mente se me vinieron imágenes. Mi espalda al descubierto, por dentro, músculos sangre. Y unas manos arrancándome hojas ensangrentadas de ella. Tampoco sé expresarlo. Tendrías que meterte en mi cabeza.
    Gracias por todo, Harold.
    Un abrazo enorme

    Le gusta a 1 persona

    1. Libreta Negra dice:

      Gracias a ti por leer y comentar, Creo que reflexionar sobre la poesía es en sí mismo hacer poesía. Si de ese ejercicio de pensar sobre ese género nacen algunas imágenes, misión cumplida, la poesía no está para comprenderla sino para vivirla.

      Un abrazo desde Cali, Colombia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .